viernes, 18 de enero de 2013

SEXUALIDAD LIBRE



La mujeres comienzan a disfrutar de “su” sexualidad.

Tal y como hace unos meses se explicaba en una película, el histerismo femenino (y también el masculino) existía muchos años atrás. La palabra “hysteria” viene de “útero” porque los griegos pensaron que la enfermedad tenía su raíz en este órgano. Y yo me pregunto, ¿no será que les daba miedo que sangráramos una vez al mes por ese órgano?
Al parecer, y según cuenta la película, un médico que buscaba cura para esta dolencia, creó el consolador con bastantes buenos resultados. ¿Este médico no tendrá algún biznieto que haya heredado su imaginación? Yo me lo pido chicas, ¡poneos a la cola!
k4keltze y sexualidad libre, histeria femenina
Para su época, este visionario, debió de ser una persona analítica y racional, y probablemente poco religiosa. Y es que la religión ha sido uno de los principales escollos para el desarrollo de la sexualidad femenina mundial y española. No hay más que ver lo que esta pasando en Nueva Dheli; las bacas son más sagradas y respetadas que las mujeres. ¡Qué horror! Cualquiera va a la India a “encontrarse a sí mismo”.

Al contrario que los niños, las niñas no experimentan apenas su sexualidad en edad escolar. La principales razones son la culpa, la vergüenza, el qué dirán y lo que motivó todos estos sentimientos: la mochila religiosa que llevamos todas aunque no seamos practicantes. Y por qué no decirlo, el no reconocimiento social de que nosotras también tenemos derecho a disfrutar precisamente con “lo que Dios nos ha dado”. Y olvidándonos ya de Dios, que si no mi lívido no va a volver hasta el mes que viene, ¿qué opinan los hombres? Hay una edad en la que tienen curiosidad de saber si las chicas también practican o han probado lo que ellos hacen abiertamente entre sus amigos. Lo que para ellos es un juego y un descubrimiento personal, para nosotras a esa edad es una vergüenza y algo de lo que mejor no hablar ni por supuesto practicar. Y así llega una a los veinte claro; histérica perdida. ¡Normal!.

Y a esta edad adulta y liberada de “mochilas”, una se da cuenta de todo lo que hay que descubrir, de lo precioso que es y de lo tontas que hemos sido. Además, esta es una pieza más para construir ese puzzle que forma el “jardín secreto” de cada uno; espacio propio fundamental para tener relaciones sanas con los demás y con uno mismo. Si todavía no sabéis a qué espacio personal fundamental me refiero, o no encontráis la manera de hacerlo florecer, os recomiendo el libro “Jardines secretos” de  Josep López y Georges Escribano que es cortito y deja ideas claras. 

Existe un acontecimiento entre las mujeres que se asemeja a ese momento de descubrimiento de la sexualidad entre los niños; ¿no se os ocurre? ¡Es el tuppersex! Por fin, una puede reírse abiertamente con sus amigas y mirar y tocar todo tipo de cachivaches. Los que vibran, los de bolsillo, y ahora hasta los hay que se controlan vía wifi! Qué maravilla la tecnología! Y qué pena que en España no invirtamos más en I+D! Pero no os preocupéis, allí esta Japón para exportar los aparatos más locuaces: desde polvos de colores y olores que tiñen el agua de la bañera y te ponen cachonda, hasta un dildo que se controla por bluetooth por si te apetece ir al supermercado con tu pareja y hacer que la compra no sea tan aburrida -lo malo es que no te vas a fijar en los precios... ¡Viva la sexualidad libre!

by Nancy

No hay comentarios:

Publicar un comentario